Home / BLOG / Análisis histórico del escudo del carro

Análisis histórico del escudo del carro

En este artículo, hablaremos sobre las letras presentes en el escudo del Carro, el arcano 7 del Tarot.

A pesar que algunos autores han creído ver un mensaje simbólico en dichas letras, veremos como en realidad, corresponden a las iniciales del fabricante de cada baraja, siendo que cada juego mostrará unas letras diferentes.

En la primera imagen notaremos que las letras son todas distintas en estos tarots.

 

Si existiera un lenguaje simbólico resulta claro que las letras serían las mismas y la realidad es a la inversa: todas son distintas. No encontraremos dos barajas donde las letras sean las mismas.

En el Tarot hay generalmente dos cartas donde tradicionalmente se colocaba el nombre del fabricante: una la del 2 de oros y el Carro. En la primera aparece el nombre completo y en ocasiones la fecha de fabricación. Añadiéndose también el lugar donde se fabricaba. Tal es el caso por ejemplo del Tarot Noblet, hecho en Paris el año 1.650, tal como explicamos en un artículo anterior, señala incluso el barrio de París donde se hallaba la fábrica: Saint Germain (segunda imagen de las cinco de abajo).

 

 

Por ese motivo en la baraja Lemat, hemos incluido las letras L.M. correspondientes las iniciales de Lemat. ¿Quizá los antiguos consideraban que al indicar la carta del Carro éxito, así sus barajas tendrían ese éxito? Es posible. Por otro lado el escudo es una referencia a los escudos nobiliarios ya presentes en cartas como la Emperatriz, el Emperador y el 4 de Oros.

Una costumbre muy arraigada en la antigüedad, en que se valoraba el historial de la familia. Tener unos antepasados ilustres, daba prestigio; y entre los reyes, fundamental. Aún en nuestros días usamos expresiones como “esta persona viene de buena familia”.

El linaje, la tradición, las raíces, en definitiva se hallan detrás de esos diferentes escudos. El hecho que cada uno lleva unas letras diferentes, en resumen, no nos llevará a elucubrar sentido simbólico alguno, sino a reconocer algo más sencillo y evidente: la marca del creador de cada baraja.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo.

Más información